Madrid, España.- Puertas de acceso que nos hablarán con sus luces de colores, cámaras de calor para localizar objetos perdidos, pantallas gigantes para comunicarse con el personal o móviles que incorporarán sus imágenes al circuito de televisión del suburbano. El Centro de Tecnologías Estación 4.0 investiga cómo será la estación de metro del futuro y desarrolla innovaciones que nos vamos a encontrar próximamente cuando utilicemos este medio de transporte en Madrid. El complejo, situado en Canillejas, se creó hace dos años y desde entonces han trabajado allí 40 personas, con un presupuesto de casi dos millones de euros. Las instalaciones recrean una estación, un pasillo y los puestos de control del suburbano.

De aquí ha salido el diseño de los 21 peajes —los tornos o puertas de entrada— que se instalarán cuando se inaugure la renovada parada de Gran Vía: tienen cámara de video, fotocélulas, un diseño ergonómico, pantallas amplias para mostrar mensajes y material antivandálico. “Es un diseño registrado por Metro de Madrid y esperamos que pueda verse antes de final de año”, explica Fernando Morales, coordinador de Ingeniería Estratégica de la empresa pública y responsable del proyecto Estación 4.0. “Este peaje tiene un interfono, un lector de la tarjeta de transportes y un código de luces de colores para que sea más fácil de utilizar: con rojo, está cerrado o la tarjeta de transportes tiene algún problema; con azul, funciona correctamente; cuando se ponga en amarillo, pide repetir la validación; mientras que en verde acepta el billete”, añade Morales.

Metro de Madrid

Según el responsable, la Estación 4.0 es “un programa de transición digital de estaciones” a través de tecnologías de la información con cuatro objetivos: “Mejorar la eficiencia, cambiar el modelo tecnológico para que sea abierto, acabar con la obsolescencia tecnológica y homologar productos para minimizar el costo del servicio”. Los inventos que salgan de aquí enviarán los datos sobre el suburbano a dos centros de procesamientos de datos, uno que ya existe y otro que se acaba de licitar por casi 20 millones de euros y se construirá en próximas fechas.

En la línea 8, que enlaza Nuevos Ministerios con el Aeropuerto, se podrán ver otras novedades salidas de este laboratorio de innovación: interfonos con lazo inductivo (para personas con problemas de audición) y video y paneles digitales para ofrecer información multimedia. Habrá también un nuevo tótem informativo que integrará todas las comunicaciones con el viajero, llevará un lector de tarjeta y una cámara de video para pedir cualquier información sobre el metro, desde tarifas a rutas.

En esta línea también habrá un nuevo circuito cerrado de televisión para el que se están probando cámaras de visión térmica, nocturna, natural… “Servirán para ver el flujo de viajeros hacia los andenes, controlar si se produce algún incidente o incluso para identificar objetos perdidos”, dice Morales. Además, este sistema permitirá que el personal de metro pueda entrar desde su dispositivo en todas las cámaras de la estación y, a la vez, grabar con su propio móvil y que esa grabación se integre en el sistema interno de grabación. Un paso más cerca del futuro.