Los ejecutivos de tecnología podrían recibir multas sustanciales y sanciones penales según las nuevas reglas propuestas por el gobierno.

Londres – Los ejecutivos de tecnología podrían recibir multas sustanciales y sanciones penales según las nuevas reglas propuestas por el gobierno del Reino Unido que apuntan a hacer que Internet sea seguro para los niños y otros grupos vulnerables.

Las sanciones se establecieron este lunes en un documento de posición del gobierno el cual indica que Reino Unido responsabilizará legalmente a las compañías de Internet por el contenido ilegal y material perjudicial para las personas o el país.

El gobierno dijo que se crearía un regulador independiente para hacer cumplir las nuevas reglas que se centran en eliminar el contenido que incita a la violencia, fomenta el suicidio o constituya ciberacoso. Asimismo, el contenido relacionado con el terrorismo y el abuso infantil estará bajo estándares aún más estrictos.

Por su parte, el gobierno dijo en un comunicado que requerirá que las compañías “tomen medidas razonables y proporcionadas” para abordar el contenido objetable en sus plataformas. Un “código de práctica” incluiría medidas para minimizar la propagación “de la desinformación engañosa y dañina con verificadores de hechos dedicados, en particular durante los períodos electorales”, agregó.

Europa ha adoptado un enfoque mucho más sólido para la regulación tecnológica que Estados Unidos, confrontando a los gigantes de la industria por cuestiones de competencia, protección de datos, privacidad e impuestos. Las peticiones de regulación más estricta han aumentado recientemente en el Reino Unido después de que se culpara a las redes sociales por el suicidio de un adolescente británico y Facebook no fuera capaz de detener la transmisión en vivo de un asesinato en masa en Nueva Zelanda.

“Durante demasiado tiempo, estas compañías no han hecho lo suficiente para proteger a los usuarios, especialmente a los niños y jóvenes, de contenidos dañinos”, dijo la primera ministra Theresa May en un comunicado. “Eso no es suficiente, y es hora de hacer las cosas de otra manera”.

Reino Unido está lanzando una red amplia; el plan es que el gobierno continue desarrollando durante las próximas 12 semanas antes de proponerlo como legislación, el cual se extenderá a cualquier empresa que “permita a los usuarios compartir o descubrir contenido generado por el usuario o interactuar entre sí”.

Eso incluiría a Twitter y la plataforma de video YouTube de Google, pero también los populares foros de mensajes de Internet como Reddit.

Se requeriría que las compañías tengan una función de quejas fácil y efectiva, donde los usuarios “recibirán respuestas oportunas, claras y transparentes a sus quejas”. Las empresas de medios sociales también se verán obligadas a publicar informes anuales sobre la cantidad de contenido perjudicial en sus plataformas y explicar qué medidas habían tomado para abordar el problema.

El gobierno dijo que el nuevo regulador estará facultado para bloquear el acceso a sitios web o aplicaciones que rompen las reglas, lo que interrumpirá sus modelos de negocios.

También dijo que se estaba considerando una “gama de opciones” para someter a los altos directivos individuales a multas civiles y responsabilidad penal. La propuesta sugirió que las reglas que gobiernan a los ejecutivos en la industria de servicios financieros podrían usarse como modelo.

Respuesta tecnológica

Kent Walker, vicepresidente senior de Google, escribió en una publicación de blog a principios de este año que la compañía estaba tratando de abordar el contenido ilegal y perjudicial aumentando la transparencia y trabajando con los reguladores.

El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg dijo en marzo que los gobiernos y los reguladores deberían jugar un “papel más activo” en línea. Pero dijo que se necesitaba un enfoque global para asegurar que “Internet no se fracture” y que “los empresarios puedan crear productos que sirvan a todos”.

“Los legisladores a menudo me dicen que tenemos demasiado poder sobre el discurso, y francamente estoy de acuerdo”, escribió en el Washington Post. “He llegado a creer que no deberíamos tomar tantas decisiones importantes sobre el discurso por nuestra cuenta”.

Rebecca Stimson, jefa de políticas públicas de Facebook en el Reino Unido, comentó el lunes que las nuevas reglas deben apoyar la innovación, la economía digital y la libertad de expresión. “Estos son problemas complejos de resolver y esperamos trabajar con el gobierno y el parlamento [del Reino Unido] para garantizar que las nuevas regulaciones sean efectivas”, dijo en un comunicado.

Por su parte, la jefa de políticas públicas de Twitter en el Reino Unido, Katy Minshall, expresó en un comunicado que la compañía está “profundamente comprometida” con la seguridad de sus usuarios, presumiendo lo que dijo fueron “70 cambios en nuestras políticas y procesos el año pasado”.

“Esperamos participar en los próximos pasos del proceso y trabajar para lograr un equilibrio adecuado entre mantener a los usuarios seguros y preservar la naturaleza abierta y gratuita de Internet”, dijo Minshall.